7 Programas y Herramientas Útiles para Escribir y Preparar tu Libro

Creo que dentro de cada ser humano existe el anhelo de dejar una huella en este mundo. Algunos lo hacen a través de su ADN, otros al enseñar a las generaciones jóvenes y otros prefieren las artes.

Con toda honestidad te puedo decir que ver en blanco y negro las imágenes que solo existían en tu imaginación es una aventura que produce mucha satisfacción. Clic para tuitear

Aunque somos muchos los que deseamos dejar nuestra huella por medio de la eternidad de las palabras, lamentablemente no todos logran publicarlas. Esto, no por falta de empeño, sino por desconocimiento o por los mitos que rodea la publicación. Y sobre ellos hablo en el artículo 3 mentiras ridículas que te hicieron creer sobre publicar un libro.

Si ya has desenmascarado estas mentiras y quieres lanzarte a esta aventura maravillosa es imprescindible que utilices las herramientas adecuadas.

Existen varias maneras y diversas herramientas que te pueden asistir tanto en el proceso de escritura como en la preparación de los archivos para publicar. En este artículo mencionaré las mas conocidas y utilizadas, de modo que puedas evaluarlas y decidir cuales deseas utilizar.

Leer más7 Programas y Herramientas Útiles para Escribir y Preparar tu Libro

3 Mentiras ridículas que te hicieron creer sobre publicar un libro

¿Estás considerando la idea de publicar tu libro?

Como autora de varios libros, te puedo decir con toda sinceridad que escribir y publicar un libro creado por ti mismo es una experiencia llena de mucha satisfacción.

Lamentablemente, al considerar la idea de crear un libro, muchos desisten de ésta antes de comenzar a escribir la primera palabra. Las razones pueden ser varias, pero en mi opinión todas están fundamentadas en nociones erróneas, anticuadas y en algunos casos ridículas sobre lo que es ser autor de un libro.

Examinemos algunas de ellas a continuación.

“No soy un gran escritor; No sé escribir”

Algunas personas me han escrito estas palabras como parte de sus consultas. Tienen el deseo de compartir sus vivencias conocimientos o simplemente alguna historia de ficción que les ronda en la cabeza, pero a la vez se ponen un freno.

Piensan que para escribir un libro necesitan ser expertos en gramática, ortografía y la técnica de escritura. O que necesitan tener algún título universitario que les otorgue el permiso para hacerlo. ¡Nada mas lejos de la verdad!

Por si no lo sabías, algunos de los grandes escritores y novelistas de todos los tiempos—F. Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway y Jane Austen, por nombrar algunos—tenían dificultades con la ortografía. Y eso no fue impedimento para publicar sus obras.

(Te digo un secreto: Para eso existen los profesionales en edición.)

Leer más3 Mentiras ridículas que te hicieron creer sobre publicar un libro

5 pasos que debes seguir antes de publicar tu ebook

Servicio de maquetación de ebooks
Escribir un libro puede ser una gran aventura. Clic para tuitear

Tendrás que luchar en contra de varios monstruos y dragones (la pantalla blanca inseguridades y temores). Durante el proceso sentirás palpitaciones, tendrás desvelos y momentos de embelesamiento.

Pero sobre todo tendrás unos meses de trabajo arduo. Sin embargo, te aseguro que al final saborearás la dulce recompensa de ver tu libro terminado (o casi, casi…).

Ahora bien, verlo terminado no es tu único deseo. ¡No señor!

Quieres palparlo, olerlo y verlo publicado como ebook en la librería más grande y conocida a nivel internacional; Amazon.

(Y por supuesto quieres que tu libro sea leído por muchos)

Una vez terminado ese primer borrador ya queremos saltar de nuestra silla para publicarlo.

Pero, ¡tranquilo chiquillo! Debes tomarlo con calma y detenerte un tantito que primero se aprende a dar pasitos antes de correr en el maratón. El primer paso después de terminar el primer borrador sería la auto edición.

Auto edición

Durante este paso es importante que revises la ortografía, sintaxis y fluidez de las palabras en cada oración.
Tip: Algo que siempre me ayuda cuando estoy editando mi borrador es leer en voz alta. Así me doy cuenta de las palabras y frases que no engranan con el resto de la oración.

Leer más5 pasos que debes seguir antes de publicar tu ebook

Una lección que cambió mi vida… y cambiará la tuya también

Nota Importante: Este artículo es la tercera y última parte del artículo El último día que ejercí mi profesión. Una serie de escritos donde narro cómo un percance en mi salud me ayudó a ser una escritora autopublicada. Te invito a leer la parte I y II si todavía no lo has hecho.

Allí estábamos mi esposo y yo, sumergidos en nuestra situación familiar. Dialogando en la mesa sobre qué íbamos a hacer para cubrir los gastos económicos del hogar, ahora que ya no podía trabajar.

Y de repente, recordé algo. De alguna manera supe que ésa sería la alternativa que nos ayudaría. Con seguridad le dije:
“Ángel, tienes unos libros de música ya escritos que siempre has querido publicar, y otros libros en planes, pero nunca has hecho algo con ellos. ¿Por qué no los publicas de una vez? Es una buena forma de generar ingreso extra y haces algo que realmente te gusta.”

(Como parte de mi proceso de entender la condición que padecía y encontrar respuestas para ser más independiente en todos los sentidos me había refugiado en los libros electrónicos. Durante mis largas sesiones de lectura me había percatado que Amazon tenía un programa que ayudaba a autores independientes a publicar sus libros.)

Así que le recomendé que investigara sobre ello y ver si era posible publicar sus libros. A él le pareció una buena idea, incluso su rostro de preocupación se esfumó.

La plataforma de Amazon donde los autores independientes pueden publicar sus libros digitales, se llama Kindle Direct Publishing. También nos dimos cuenta que tiene otra plataforma llamada CreateSpace donde es posible publicar los libros en papel.

Y así, mi esposo logró publicar sus libros en Amazon. Te podrás imaginar lo feliz que estábamos.

Mientras él seguía aprendiendo de autopublicación, marketing digital y cómo darse a conocer en las plataformas Online; yo iba aprendiendo a manejar mis síntomas y ser más independiente con las técnicas que por años había usado con mis clientes.

Reorganicé mi casa para poder hacer los quehaceres con un mínimo de gasto energético. Cada tarea lograda para mí era la gloria y lo celebraba al máximo. Sentía que poco a poco conseguía mi independencia.

Pero no solo eso, sino que comencé a escribir. Al principio solo lo hacía como un método de investigación y como diario.

Anotaba todo; lo que comía, cuantas horas dormía, las tareas que hacía y cómo me sentía luego de cada actividad realizada. Esto me sirvió para monitorear mi cuerpo y emociones y así evitar aquellas cosas que disparaban mis síntomas.

Página a página ese diario se convirtió en un poemario. Sin darme cuenta había escrito un libro completo de poemas. Algunos muy personales y otros sobre situaciones imaginarias.

Escribir se había convertido en mi terapia y pasión –aunque desde chica escribía alguna que otra historia nunca lo consideré como profesión, ya sabes por el dicho que dice “todos los artistas se mueren de hambre”–.

Se lo compartí a mi esposo y como todo un fan, me motivó a publicarlo. Su entusiasmo fue contagioso, con su ayuda publiqué mi primer libro Desnudando el Alma por Vez Primera.

(Best seller en su categoría)

Leer másUna lección que cambió mi vida… y cambiará la tuya también

El proceso más difícil de mi vida

Nota Importante: Este artículo es la segunda parte del artículo El último día que ejercí mi profesión. Una serie de escritos donde narro cómo un percance en mi salud me ayudó a ser una escritora autopublicada. Te invito a leer la primera parte si todavía no lo has hecho.

¿Has sentido una profunda tristeza al ver tus sueños y metas derrumbarse? Eso mismo sentí cuando escuché al médico que me atendía aquél día de abril.

Te comenté que soy terapeuta ocupacional de profesión, aunque hace algún tiempo que no lo ejerzo.

Los terapeutas ocupacionales somos profesionales de la salud dedicados a la rehabilitación e integración de los individuos con discapacidades y necesidades especiales a sus ocupaciones. Nuestra misión es lograr que ese individuo sea independiente en todos los sentidos a pesar de su limitación física o mental.

Y allí estaba yo en la oficina del médico con serias dificultades para caminar y mantener el balance. Me preguntaba cómo iba ir al trabajo con esos síntomas. Con angustia pensaba cómo podría ofrecer un servicio de calidad cuando no podía mantenerme de pie y sentía que todo daba vueltas.

Leer másEl proceso más difícil de mi vida

El último día que ejercí mi profesión

Terapia ocupacional

Nota Importante: Este el primero de tres artículos donde te contaré cómo un percance en mi salud me ayudó a ser una escritora autopublicada.

Fue hace casi 6 años y medio … pero recuerdo ese día como si hubiese sido ayer. El último día que ejercí la profesión que con esfuerzo había estudiado por 4 años en la Universidad de Puerto Recinto de Ciencias Médicas.

Soy terapeuta ocupacional. Especialista en niños y adultos con necesidades especiales.

Ese día de abril fue uno típico –o casi–. Atendí los clientes como de costumbre. Pero en el transcurso del día me sentí rara. En varias ocasiones perdí el balance y necesité apoyarme de la pared. El ambiente de la oficina lo sentí más frío de lo usual y me percaté que mis manos estaban entumecidas. Pero no le presté mucha atención y continúe mi trabajo sin decirle a nadie.

El reloj marcó las 4:30 de la tarde, sabía que mi jornada laboral había concluido. Marqué mi número de empleada en la máquina y me subí al auto. Cuando puse mis manos en el volante, la mano izquierda seguía entumecida y por alguna razón no podía cerrarla, y a pesar de no tener el acondicionador de aire encendido sentía mi cuerpo helado.

Una voz de alarma sonó en mi cabeza; “estos síntomas no son normales”. Pero traté de tranquilizarme, hice una inhalación profunda y pensé que todo esto pasaría pronto.

Leer másEl último día que ejercí mi profesión

>