Una lección que cambió mi vida… y cambiará la tuya también

Nota Importante: Este artículo es la tercera y última parte del artículo El último día que ejercí mi profesión. Una serie de escritos donde narro cómo un percance en mi salud me ayudó a ser una escritora autopublicada. Te invito a leer la parte I y II si todavía no lo has hecho.

Allí estábamos mi esposo y yo, sumergidos en nuestra situación familiar. Dialogando en la mesa sobre qué íbamos a hacer para cubrir los gastos económicos del hogar, ahora que ya no podía trabajar.

Y de repente, recordé algo. De alguna manera supe que ésa sería la alternativa que nos ayudaría. Con seguridad le dije:
“Ángel, tienes unos libros de música ya escritos que siempre has querido publicar, y otros libros en planes, pero nunca has hecho algo con ellos. ¿Por qué no los publicas de una vez? Es una buena forma de generar ingreso extra y haces algo que realmente te gusta.”

(Como parte de mi proceso de entender la condición que padecía y encontrar respuestas para ser más independiente en todos los sentidos me había refugiado en los libros electrónicos. Durante mis largas sesiones de lectura me había percatado que Amazon tenía un programa que ayudaba a autores independientes a publicar sus libros.)

Así que le recomendé que investigara sobre ello y ver si era posible publicar sus libros. A él le pareció una buena idea, incluso su rostro de preocupación se esfumó.

La plataforma de Amazon donde los autores independientes pueden publicar sus libros digitales, se llama Kindle Direct Publishing. También nos dimos cuenta que tiene otra plataforma llamada CreateSpace donde es posible publicar los libros en papel.

Y así, mi esposo logró publicar sus libros en Amazon. Te podrás imaginar lo feliz que estábamos.

Mientras él seguía aprendiendo de autopublicación, marketing digital y cómo darse a conocer en las plataformas Online; yo iba aprendiendo a manejar mis síntomas y ser más independiente con las técnicas que por años había usado con mis clientes.

Reorganicé mi casa para poder hacer los quehaceres con un mínimo de gasto energético. Cada tarea lograda para mí era la gloria y lo celebraba al máximo. Sentía que poco a poco conseguía mi independencia.

Pero no solo eso, sino que comencé a escribir. Al principio solo lo hacía como un método de investigación y como diario.

Anotaba todo; lo que comía, cuantas horas dormía, las tareas que hacía y cómo me sentía luego de cada actividad realizada. Esto me sirvió para monitorear mi cuerpo y emociones y así evitar aquellas cosas que disparaban mis síntomas.

Página a página ese diario se convirtió en un poemario. Sin darme cuenta había escrito un libro completo de poemas. Algunos muy personales y otros sobre situaciones imaginarias.

Escribir se había convertido en mi terapia y pasión –aunque desde chica escribía alguna que otra historia nunca lo consideré como profesión, ya sabes por el dicho que dice “todos los artistas se mueren de hambre”–.

Se lo compartí a mi esposo y como todo un fan, me motivó a publicarlo. Su entusiasmo fue contagioso, con su ayuda publiqué mi primer libro Desnudando el Alma por Vez Primera.

(Best seller en su categoría)

Al publicarlo nos dimos cuenta que necesitaba darlo a conocer de alguna forma. Así que decidí abrir un blog, así nació Iray Millet. Al principio solo escribía poemas pero a medida que iba aprendiendo –al tomar cursos de escritura creativa– el blog continuaba mutando y con ello mi trabajo como escritora.

Hoy en día el blog Iray Millet es un proyecto que me hace extremadamente feliz. Me ha permitido ser independiente y trabajar en algo que me apasiona, gracias a lo que estoy aprendiendo –sí, porque continúo evolucionando– estoy ayudando a otros escritores que quieren publicar sus libros sin la necesidad de una editorial y todo esto lo puedo hacer a mi paso y mis términos.

Ahora bien, ¿por qué te conté todo esto? ¿Qué tiene que ver todo esto con escribir o publicar?

Verás, me he dado cuenta que muchos de los seguidores que tengo en Iray Millet son personas que siempre han querido escribir y desarrollarse como escritores pero por alguna razón no lo han podido hacer.

Algunos no lo han hecho porque piensan que no son escritores por no tener un diploma en literatura a pesar de tener historias escritas. Otros porque no lo ven como una opción de trabajo real o porque no tienen el tiempo.

Y así podría seguir mencionando diversas razones, pero no terminaría.

El mensaje que quiero llevarte con esta historia es: nunca renuncies a tus sueños. No te quites. Aprovecha las situaciones negativas y tómalas como un trampolín para impulsarte a hacer lo que te apasiona.

Eso fue precisamente lo que hice cuando mi salud se deterioró, y no me arrepiento.

Hoy día doy gracias al Todopoderoso porque, si no hubiese sido por esa situación, quizás nunca hubiese tomado acción sobre mis sueños. Mis libros quizás nunca hubiesen visto la luz del mundo y no hubiera podido ayudar a otros escritores.

Probablemente no hubiese conocido a gente maravillosa como tú, a la que tengo el privilegio de ayudar cada día a través de mi blog, servicios y ahora con mis cursos.

Así que, ¡anímate!

No importa la edad o tu situación actual. Ni te cuento las veces que recibo comentarios de personas de 60 y 70 años que me dicen que desean publicar su libro y que el contenido que he compartido los está ayudando. ¡No sabes la alegría que eso me da!

En pocas palabras, si tienes el deseo, puedes hacerlo. Que ni la edad, ni el dinero, ni el tiempo sean obstáculos para cumplir tu sueño de desarrollarte al máximo como escritor (¡o cualquier otro sueño que tengas!).

Sé que he tomado un poco de tu tiempo narrándote mi historia, y ha sido un poco larga. Si has llegado hasta aquí, en verdad te lo agradezco. Pero lo que más deseo es que con esta inversión de tiempo te lleves una inyección de motivación que transforme tu vida y te mueva a la acción.

Puedes dejar un comentario si así lo deseas.

  • Hola! Muchas felicidades en el nuevo año! Verdaderamente tu historia me anima a seguir adelante. Tengo una historia de vida q me gustaria escribir. Este mundo cibernetico me confunde y no se por donde empezar. Si tienes referencias q me puedan dar direccion, agradecere me las compartas. Bendiciones!

    • Hola Lymari. ¡Muchas felicidades en este nuevo año!
      Primero quiero agradecerte por leerme y dejar tu comentario. Estoy de acuerdo contigo, este mundo cibernético puede ser confuso. Si deseas podemos coordinar una o varias sesiones de asesoría para ayudarte a lograr esa meta.

      Espero saber de ti pronto.
      Un fuerte abrazo.

  • Hola Iray! Casi me siento culpable y avergonzada por haberte subestimado e ignorado durante todo este tiempo en que estoy recibiendo tus mails. Estoy tan sorprendida y conmovida con tu gran historia y experiencia!
    Yo creía que nadie tendría una historia comparada con la mía. Tengo un hijo con esquizofrenia, una de las enfermedades mentales más terribles, y eso me complica la vida entera y mucho más a la hora de escribir. Lo hago con seriedad desde el 2015, cuando autopubliqué en Amazon mi primer libro de relatos con muchos inconvenientes y demoras, ya que todo tuve que aprender desde lo básico, con decirte que ni siquiera sabia prender la computadora.
    Hoy puedo estar orgullosa de mis avances, pero aún tengo mucho que aprender.
    Quisiera seguir tus pasos como escritora independiente. Muchas gracias!❤❤

    • Saludos Ruth.

      ¡Qué gusto leerte! Agradezco la sinceridad de tus palabras pero no hay de que avergonzarse. Me llena de mucha satisfacción saber que mi historia sirvió para que tuvieras la certeza que no estás sola en tu lucha diaria. Somos muchos los que a pesar de padecer alguna condición física, emocional o ser cuidador de un familiar con alguna condición, nos esforzamos por perseguir nuestros sueños.

      Te confieso que no fue fácil escribir y revivir aquella época difícil (no importa cuantas veces lo haga). Pero me armé de valentía porque sabía que a alguien le iba a hacer bien y le serviría de ayuda.

      Te felicito y me alegra saber que a pesar de tu situación hayas podido seguir y perseguir tus deseo de escribir y publicar; con eso te demuestras a ti misma que eres una campeona.

      Te animo a seguir adelante e inspirar a otros con tus letras. Mil gracias por sacar de tu tiempo para leerme y escribir.

      Cualquier consulta me puedes contactar vía email.
      Un fuerte abrazo.
      -Iray

  • ¡Hola Iray!
    Recibí tu primer correo y la verdad es que después de leer la primera parte no me aguanté y llegué hasta aquí. Me alegra que hayas podido superar algo así y le hayas sacado provecho. Estoy segura de que ahora eres mucho más positiva.
    En mi caso, bueno, quiero ponerme seria y publicar algo (llevo escribiendo 10 años, pero siempre dejo mis novelas a mitad porque pienso que les falta algo; con la de ahora pienso que será diferente).

    Tienes una seguidora fiel más en tu blog 🙂

  • >
    Share This